jueves, 7 de junio de 2012

CORPUS CRISTHY

Mt 5,13-16
La entrega generosa de Cristo en su Cuerpo y en su Sangre, ha de llevarnos a nosotros también a partirnos y a entrar en la “fiebre eucarística” del Señor, sobre todo, en la atención a los más débiles y sufrientes, a los que más padecen las consecuencias de la crisis, del paro y de la inestabilidad laboral. “Somos el Cuerpo de Cristo”. Nosotros, seguidores del Maestro, hemos de partir el pan y repartirlo, solidarizándonos con los empobrecidos.
Nos toca en este tiempo hacer realidad el mandato de Jesús: “Dadles vosotros de comer”. Confiamos en que algún día todos podrán saciarse y entonces se verá completado el sueño de Dios sobre la humanidad.